Prelevar y rellenar

La fermentación de FERVIDA no es una fermentación a término, mas bien una fermentación perenne, tales como yogur, kéfir o Kombucha. Al igual que cualquier otro fermentado perenne también el FERVIDA tiene su técnica de uso.


Los microorganismos que se han agregado y desarrollado a través de la fermentación tienen la propiedad de dividirse y multiplicarse muy rápidamente, manteniendo al mismo tiempo las propiedades de los cuales son portadores; esta característica permite retirar el líquido maduro, que haya pasado las etapas de fermentación y reemplazarlo con agua y azúcar, siempre con la relación constante de 5 a 1 entre el agua y
azúcar. El agua azúcarada es el entorno ideal para la nutrición y el crecimiento de microorganismos beneficiosos, haciéndolos ideales para recrear, utilizando enzimas ya maduros presentes en el
fervida con las mismas características del fermento retirado, con relativa rapidez.


Vemos en detalle la forma de proceder con el prelievo.Primero merece la pena señalar que el
fervida, si se destina a la vía oral, debe estrictamente presentar las características de maduración. Debe tener el aroma y sabor acético y afrutado, debe tener un olor intenso y balsámico, y debe ser lo suficientemente clara; no debe ser dulce ni alcohólica, no debe tener ningun moho, incluso los más beneficiosos, no debe tener olores y sabores extraños que no son característicos de vegetal fermentado. Este madurez puede venir muy pronto, a veces incluso después de dos meses, pero como medida de precaución es mejor esperar un mínimo de 4 meses antes de retirar el líquido destinado a usos alimentarios. Debo hacer hincapié en que cuatro meses es el tiempo mínimo para una retirada, no el tiempo recomendado. Más a menudo los cuatro meses no son suficientes para madurar, por lo que hay que tener mucho cuidado de que su fermentos presenten todas las características de madurez antes de retirar y despues rellenar. Puedo entender que para quien se acerque por primera vez a la fermentación ya le parezca mucho tiempo los cuatro meses de espera, pero los animo a consumir sólo las fermentados que han alcanzado un año de madurez
obviamente con todas las características que he mencionado antes. Las enzimas que no esten completamente maduros pueden tener una ligera tasa de toxicidad, por ejemplo, hay un ligero contenido de alcohol durante muchos meses. Un poco de alcohol está abundantemente tolerado por el cuerpo, pero quiero ser prudente y evitar cualquier malentendido. Ahora usted puede evaluar lo que podría
ser la toxicidad de un fermento ligeramente alcohólico tomado en muy pequeñas dosis. Irónicamente, entonces hay límites para tomar
fervida jovenes y a cambio hay más libertad para los fervida de edad, que son realmente más eficaces, y también se pueden tomar en muy pequeñas dosis. La recogida es simple y se puede hacer en una sola acción o ampliar a lo largo del tiempo, según sea necesario.
Tratar de retirar desde la superficie sin perturbar demasiado el contenido y el recipiente, utilizando un cucharón para recipientes con una boca suficientemente ancho, o por aspiración con una jeringa o con un soplador para recipientes estrechos. Mantener como último solución elevar el frasco y verter.Se puede retirar toda la cantidad de líquido que está por encima de la planta/fruta, el restante es más que suficiente para activar el nuevo crecimiento de microorganismos. El
fervida retirado se vierte en un recipiente de vidrio o de plástico y se filtra a través de gasa o media situada dentro de un embudo.

Los contenedores en que se ponga el fervida no deben tener partes metalicas, no deben ser expuestos a la luz solar, por lo qual guardarlo en un lugar a mano siempre que haya por único foco a esto. No sellar fervida de menos de un año ya que los microorganismos anaerobicos producen dióxido de carbono que no es del todo absobido para los aerobicos al no ser todavia perfeccionada la colaboración entre los dos grupos. La operación de rellenar la parte liquida es entonces muy simple y consiste en la adición de agua con azúcar (5 a 1) al recipiente inicial, con la planta/fruta para restaurar el nivel original de flotabilidad. El relleno es simple, pero crucial, ya que podría descargar la eficacia de los microorganismos si se realiza con demasiada frecuencia. No todos los cultivos dan la misma respuesta a la operacion de relleno, algunos se recuperan muy rápidamente, otros más lentamente; en todas las circunstancias debe considerarse como una regla la de no hacer más de 2 recargas al año, pero les recomiendo que las reposiciones no sean más de una si quieren siempre la mejor calidad.

 

Por Stefano Abbruzzese, martes, 5 de mayo de 2015

Copyright © 2024 Micro organismos — Escapade Plantilla de WordPress por GoDaddy