Preparación y uso de fervidas: para aprender cómo fermentar

Por Stefano Abbruzzese Sábado 16 de de febrero de 2013

Fervidas = fermentos de vida

Preparación y Uso

La podredumbre es la fermentación más extendida y conocida. Si se tira una fruta esta se va a envolver de hongos enseguida, se pudre, huele mal. Es un proceso natural que a la larga produce de todos modos sustancias útiles a la tierra, pero también libera sustancias tóxicas. En la descomposición también intervienen microorganismos beneficiosos presentes en la naturaleza, pero en condiciones normales no son capaces de tomar el control y sucumben.

En un entorno adecuado (solución de azúcar) los microorganismos beneficiosos prevalecen y conducen los agregados a luchar por el proceso beneficioso. El fervida es entonces el caldo de cultivo de los microorganismos beneficiosos (MB), que se alimentan tanto de los azúcares añadidos como de los elementos nutritivos presentes en la solución transformándolo todo en sustancias valiosas para la vida: enzimas, aminoácidos, taninos, etc … Pero un fervida no es sólo esto. Los MB reconocen las sustancias tóxicas y las transforman en sustancias útiles, mientras que los nutrientes en el caldo de cultivo se copian y se transmiten en su composición genética. Los MB presentes en el fervida vienen en gran parte de los frutos que introducimos y están presentes en todas partes en la naturaleza. Un fervida trae consigo los principios activos de la fruta con el que ha estado en contacto, pero aumentado en proporción al envejecimiento, y todas las sustancias beneficiosas que la fermentación ha producido.

Preparación

Para preparar un fervida necesitamos un recipiente de plástico o de vidrio (sólo con estos materiales se lleva a cabo el proceso benefico), preferiblemente fruta fresca ecologica (o hierbas, hojas, raíces, cortezas, brotes, flores …), un edulcorante natural (cómo la melaza de caña, la miel, siropes…) y agua osmotizada, o desmineralizada, destilada, mineral que no contenga ácidos (se desaconsejan las aguas con contenido de cloruros y fluoruros). El recipiente debe tener una abertura amplia, con el fin de facilitar las operaciones necesarias para la fermentación y una tapa posiblemente con rosca que deje la posibilidad al paso de aire ya que la fermentación beneficiosa se lleva a cabo a un nivel tanto aeróbico como anaeróbico.

Para permitir la fermentación beneficiosa tenemos que mantener una proporción de fruta, agua y

azúcar 3-5-1. Es decir, cada 3 partes de fruta añadir 5 partes de agua y 1 de azúcar. Si tienen

3 kg de fruta añadirán 5 litros de agua y 1 kg de azúcar bien mezclado con anterioridad. La fruta se debe lavar a fondo con agua y fervida, si lo tiene, (dejándolo en inmersión) o vinagre de manzana. Lo mismo vale para los contenedores. No utilicen productos químicos de limpieza. Los detergentes industriales matan tanto los microorganismos beneficiosos como los de la putrefacción, bloqueando cualquier tipo de fermentación.

Esta es la parte más difícil del proceso: encontrar fruta de calidad, un recipiente adecuado y

calcular las proporciones también segun la capacidad del recipiente. Aquí hay una manera simple de

optimizar las proporciones de acuerdo con el contenedor que tenemos disponible.

Considere nuestro contenedor una unidad dividida en 10 partes iguales. 3 de cada 10 partes hay que llenarse con fruta, 5 partes de 10 con agua, 1 parte con azúcar y 1 parte de espacio vacío

Este procedimiento se aplica a todas las frutas, a la mayorìa de las raíces y muchas verduras, pero para hierbas, hojas, y para todas las plantas ligeras el proceso es un poco mas complicado. Siendo estas muy ligeras y libre de azúcares, es necesario poner dobles o triples dosis de agua y azucar, es decir, cambiar de la proporcione clásica 3-5-1, a un 3-10-2 o 3-15-3. Una forma más fácil, sin embargo, es llenar el recipiente hasta alrededor de 3/5 de agua y azúcar y a continuación, agregar las hierbas hasta llenar el frasco casi en su totalidad sin controlar el peso, sino el volumen.

Estos fervidas ligeras deben ser tratados con más cuidado, mezclando con movimientos verticales muchas veces en las primeras semanas.

Mismo método para fervida mixto que contiene cáscaras, flores, frutas, etc. en lo que añadimos todos los días material: llenar la mitad del recipiente con agua y azúcar, añadir la parte vegetal diariamente hasta casi llenar el recipiente.

Después de la última adición, o simplemente después de la única adición hay que aplicar una etiqueta que describe el tipo de vegetal usado dando una fecha de inicio de la fermentación de nuestro fervida.

Después de iniciar la fermentación sólo se tendrá que mezclar con movimiento vertical diariamente o más raramente segun necesita. Los contenedores deben siempre estár cerrados, pero no de una manera hermética. Si sólo tienen unos tapones de cierre, sólo deben ser apoyados y protegidos por una servilleta con elástico con el fin de impedir la entrada de insectos y polvo.

Antes de que un fervida esté listo para el consumo por vía oral deben pasar al menos 12 meses después de su puesta en marcha, debe tener un fuerte sabor acético y una buena claridad. No puede tener moho, olor a alcohol, olores desagradables que no sean típicos (algunas frutas tienen olor extraño por su naturaleza).

Si queremos usar un fervida tenemos que hacer un proceso de filtración utilizando un embudo y

una gasa o una media. Pasar entonces una parte del líquido, teniendo cuidado de poner los residuos de fruta que se quedan en la gasa otra vez en el tarro.

El siguiente paso, que definimos “rellenar”, es para llevar nuestro fervida de origen hasta el nivel inicial mediante la introducción de agua y el azúcar en proporción 5:1, bien mezclados. Las operaciones de mezcla a diario y el agua condensada en el tapon pueden bajar el nivel superior del fervida entonces podríamos resaltar este nivel con un trozo de cinta adhesiva a la primera preparación del fervida, colocado fuera del recipiente, o poner la etiqueta con la fecha de manera que señalice también el nivel.

Después de rellenar, el fervida recupera en unos tres meses el potencial previo. Rellenar demasiadas veces podría debilitar o disminuir la vitalidad y la eficacia; entonces es mejor no realizar más de 2 veces anuales con un intervalo minimo de 6 meses. La fervida se puede cerrar hermenticamente, si es necesario, sólo después de un año de edad, cuando definitivamente deja de producir gas y estar completamente purificado.

Hacia el año de edad los Microrganismos Beneficiosos ponen fin a su “trabajo de copia ” de las virtudes de la fruta. Así, un fervida de un año puede independizarse y seguir creciendo separado de la fruta. El fervida separado, de al menos un año de edad, puede ser puesto en regeneración y seguir madurando y potenciando sus calidades.

Una técnica de regeneración lenta a continuar durante un año consiste en añadir al fervida

envejecido la misma cantidad de agua y miel, técnica1-1-1. Si preferimos una

regeneración más rápida hay que utilizar la técnica 5-5-1 o sea, 5 partes de fervida madura, 5 partes de agua y una parte de miel. Las técnicas de regeneración se utilizan si queremos aumentar la cantidad de un fervida viejo sin perder su cualidad o beneficios.

Uso

El envejecimiento de un fervida es directamente proporcional a su eficacia terapéutica, una fervida joven tiene un efecto leve a nivel nutricional y terapéutico (que corresponde aproximadamente

la eficacia de los microorganismos eficaces en el mercado) un fervida viejo se vuelve muy poderoso y con tan sólo unas gotas se pueden tratar muchas de las enfermedades más comunes. Fervida es un remedio Universal, ya que actúa a diferentes niveles: fortalece el sistema inmunológico y regenera la flora bacteriana, purifica el cuerpo con su acción quelante y desintoxicante, ralentiza el

envejecimiento celular gracias a su alto contenido de antioxidantes, entre los que està el

ácido elágico, de que se habla mucho en términos de prevención y tratamiento del cáncer y el ácido

gálico, otro potente antioxidante. Los fervidas son alimentos vivos, como la fruta, por lo qual nutren el cuerpo, a nivel molecular, así como a nivel de vibración aportando energía vital; también actuan sobre el estado de ánimo, trayendo serenidad y alegría.

La acción de los fervida es muy potente, independientemente de la planta que se fermenta, pero se puede potenciar más dependiendo de su caracteristicas. Es por esto que elegimos vegetales diferentes para fermentar, y que es mejor dejarlos madurar por separado y combinar después las fervida que tienen características similares para solucionar un problema. Por ejemplo: una selección de fervida derivado de la fermentación de frutas anti-cáncer, que trae consigo todas las características individuales de cada fruta, puede usarse para tratar pacientes de cáncer, incluso en la fase terminal, como lo demuestran los cientos de curaciones documentadas que tuvieron lugar en Tailandia, donde la señora Pa Cheng difunde esta técnica encontrada entre antiguas y olvidadas alquimias y traído a la distribución nacional a través de una television gestionada para ella misma.

Sin embargo, los usos de fervida no se limitan a la accion terapéutico y nutricional. Los fervida

apoyan a nivel global nuestra vida diaria, nuestra existencia.

Purifican el agua que bebemos simplemente añadiendo unas gotas

Higienizan los alimentos frescos prolongando su conservación

Añaden elementos nutriticionales a los alimentos, hasta los cocinados

Dan un sabor agradable a refrescos y tisanas

Sustituyen a los productos químicos de limpieza o actuan en conjunto con ellos, aumentando su eficacia y cancelando el impacto ambiental

Sustituyen pasta de dientes con su poderosa acción antibacteriana

Actúan como un excelente digestivo

Tienen un fuerte poder de curar heridas en la piel, dan brillo y suavidad, eliminan todos los problemas epidérmicos, incluso los más resistentes, como la psoriasis

Armonizan el ambiente y mejoran la calidad de las áreas carentes de vitalidad, reduciendo la acción posiblemente negativa de los campos electromagnéticos

Actúan como antiplagas, para los animales domésticos y las plantas, fertilizan la tierra Eliminan los malos olores – Hacen inofensivos desechos tóxicos y radioactivos – En pocas palabras, si no es la panacea de todo,si lo suficientemente cerca.

La señora Cheng produce con una técnica particular fervida de 12 años de edad que utilizados en forma de gotas oculares eliminan los problemas de visión, miopía, estrabismo, astigmatismo, presbicia, ayudan a resolver infecciones oculares, glaucomas, retinopatías, etc …

Los baños de Cheng se definieron milagrosos por parte de la prensa tailandesa, para quitar fuerza y pureza a su mensaje. Estos baños seguro no son milagrosos, pero dan alivio, tonicidad y ayudan a erradicar las enfermedades del cuerpo y del alma con la ingesta oral; de hecho, es la acción combinada entre ingestión y absorción que hace los fervida aún más potentes. Estos baños consisten en añadir un vaso de fervida maduro en una bañera llena de agua y permanecer en remojo durante una hora. Una práctica sencilla y vital.

Copyright © 2024 Micro organismos — Escapade Plantilla de WordPress por GoDaddy